domingo, 26 de agosto de 2012

Ciudades perdidas: Amarna, la ciudad del faraón hereje.




Hoy os voy a hablar de la ciudad de Amarna, conocida en su tiempo como Ajetaton, la que durante breve tiempo fue la capital del famoso faraón Akenaton, conocido como el faraón hereje por su intención de implantar una religión monoteísta en Egipto.


Esta ciudad tuvo una vida breve.

Su construcción se inicio en el 1346 a.c. y fue terminada en 1341 a.c., pero a la muerte del Akenaton fue abandonada en el 1336 a.c, por lo que solo existió durante 5 años.

Pero este abandono sirvió de mucho a la historia ya que permitió grandes descubrimientos arqueológicos en los siglos XIX y XX.

Akenaton, El faraón hereje.



Akenaton nació en el 1372 a.c. y fuel el decimo faraón de la XVIII dinastía. Aunque a su nacimiento y ascenso al trono era conocido como Amenhotep IV.

Hijo de Amenhotep III y de Tiy, una princesa mitani. Su abuela paterna también era una princesa mitani, por lo que Akenaton tenía tres cuartas partes mitani.

Esto influyo de manera importante en el joven Akenaton, sobretodo en el contexto religioso.

En el año 1352 a.c. cuando se convirtió en faraón, Egipto se encontraba en la cúspide de su poder.

En el aspecto religioso, el culto al dios Amon, el cual era el patrón de la capital, Tebas, era el más importante de todos.

Sus sacerdotes, desde el gran templo de Karnak, controlaban un tercio de las tierras de Egipto y tenían un poder casi igual al faraón.

Tutmosis IV y Amenhotep III ya intentaron reducir el poder de estos sacerdotes, aumentado el culto a otros dioses, entre ellos Aton, dios que representa al disco solar derramando sus dones.



Pero fue con Akenaton, cuando se llevo este cambio hasta el final.

Los historiadores no saben si fue por motivos puramente políticos, si en realidad eran motivos piadosos o era un poco de ambos. Lo que es seguro que en el año 1347 a.c. renegó de su nombre de Amenhotep (dedicado a Amon), y lo cambio a Akenaton (dedicado a Aton), prohibió el culto a Amon y nombro a Aton como único Dios.

En este contexto, decidió que la vieja capital de Tebas, no era un lugar apropiado para su nuevo culto, y decidió fundar una nueva capital, completamente dedicada al dios Aton.

En 1346 a.c. se iniciaron las obras de Ajetaton, el horizonte de Aton.

La nueva capital



Para erigir Amarna se eligió un punto intermedio entre las dos capitales y principales ciudades de Egipto, Tebas y Menfis.

Como ciudad nueva que era se construyo en planta ortogonal y con unas dimensiones colosales de 16km x 13 km. Sus límites fueron marcados por 14 enormes estelas de piedra.



En el interior de la ciudad destacaban dos edificios, el gran templo a Aton y el palacio real.

  • El gran templo a Aton: Seria el principal lugar de culto a Aton. Difería bastante de los típicos templos egipcios, ya que no tenia techo, algo lógico ya que el dios era el Sol. Contaba con dos secciones, la sala hipóstila con 16 enormes columnas, y luego con 6 patios con 365 mesas para ofrendas.  El templo medía 230 metros de ancho, por 730 metros de largo. En el existían gran cantidad de gravados donde aparecía el faraón y su familia, rindiendo homenaje al dios.





  • El Palacio Real: Era una enorme estructura que incluía tanto edificios administrativos como la residencia personal del faraón. Destacan el patio que contenía colosales estatuas de Akenaton y la sala de la coronación, con más de 500 columnas. El palacio estaba situado junto al Nilo, con lo que contaba con varios embarcaderos. Destacar los bajorrelieves que mostraban escenas familiares y cotidianas de la familia real.



Además de los edificios anteriormente citados la ciudad contaba con muchos palacios administrativos y para la nobleza así como barrios para la gente humilde.

Aunque la ciudad no estuvo terminada hasta el 1341 a.c. la familia real ya se había trasladado dos años antes.

Toda la ciudad giraba en torno a Aton y al faraón que era su sumo sacerdote.

Como se suponía que sería la nueva capital por mucho tiempo se iniciaron las obras de una nueva necrópolis real en sustitución del Valle de los reyes.

Igualmente se desarrollo en esta ciudad una nueva corriente artística con el faraón como centro de todo. 



Destaca el nuevo estilo que se caracteriza por la representación de cabezas en exceso ovaladas y barrigas prominentes.

La ciudad llego a ser muy grande con unos 50.000 habitantes en su momento más alto, pero nunca llego a ser del tamaño de Menfis o Tebas.

Abandono



En el 1336 a.c. murió el faraón Akenaton y toda su obra murió con el.

Su sucesor fue Tutankamon, que no se tiene claro si era hijo del propio Akenaton y de alguna reina menor, si era solo su yerno ya que estaba casado con Anjesenamon, hija de Akenaton y Nefertiti, o puede que fuera ambas cosas.

 Pero lo que era seguro es que era un niño.

Esto fue una oportunidad para los enemigos  del nuevo culto, principalmente los sacerdotes de Amon.
Estos se hicieron con el control del joven faraón. Le hicieron recuperar el culto de los antiguos dioses, renegar de Aton y volver a Tebas.

Con la partida del faraón la ciudad de Amarna empezó a despoblarse, mientras que la piqueta se encargaba de hacer pasar al olvido todo recuerdo del faraón hereje.

Solo cinco años después de la muerte del faraón la ciudad estaba completamente abandonada y las arenas del desierto la fueron relegando al olvido.

Redescubrimiento



Ya en el s.XVIII se empozo a saber que en las cercanías de una aldea llamada Amarna había una colina Tel el-Amarna, rica en yacimientos egipcios, pero no fue hasta el s.XIX cuando empezaron las excavaciones de verdad.

El hecho de que la ciudad fuera abandonada y no destruida, y de que no hubiera grandes asentamientos cerca que la esquilmaran dio origen al descubrimiento de de gran cantidad de información del antiguo Egipto, así como de Akenaton, un faraón prácticamente desconocido hasta la época.

No solo son destacables los grabados y bajorrelieves, si no otros hallazgos como las cartas de El-Amarna, un conjunto de tablillas que son la correspondencia entre la corte egipcia con otros estados, lo que nos ha servido para conocer cómo funcionaba la diplomacia de la época.



Pero sin duda el hallazgo más famoso fue el busto de la reina Nefertiti, Un busto en escayola policromado que representa a la esposa principal de Akenaton, y servía como modelo para hacer las estatuas y que actualmente se encuentra en Berlín.



Para saber mas de Amarna os recomiendo esta pagina de donde he encontrado las reconstrucciones en 3D e incluye muchas mas imágenes.


Espero vuestros comentarios

Si quieres conocer otras ciudades perdidas, no te pierdas la lista

Lista de ciudades perdidas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...